Contenido

Síguenos en…

Síguenos en Facebook. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Síguenos en Twitter. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es

Síguenos en YouTube. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Feed de noticias

Expediciones a los campamentos saharauis

Los campamentos de refugiados saharauis se sitúan en la parte occidental del desierto Argelino y limitan al Norte con Marruecos, al Este con Argelia, al Suroeste con Mauritana, y al Oeste con el Oceano Atlántico. La zona se distribuye en cuatro distritos, o wilayas, denominados Aaiun, capital del Sahara Occidental; Smara, la ciudad sagrada; Dahjla, ciudad portuaria más importante, Auserd una pequeña población del interior y el 27 de febrero. Estos distritos, a su vez, se dividen en seis pueblos, o dirayas, y estos en cuatro barrios que acogen en total a una población aproximada de más de doscientos mil habitantes, con un alto porcentaje de niños.

Los saharuis han conseguido sobrevivir en un entorno inhóspito de temperaturas extremas durante más de veinte años gracias a la sólida estructura que han organizado en la que la mujer cumple el papel fundamental, mientras la gran mayoría de los hombres permanece en el ejército. La actividad de este pueblo se centra principalmente en el trabajo en el área de salud, educación y tareas agrícolas que es coordinada por el Consejo Popular que se ha consituido en cada dayra. Para el gobierno de la República Saharaui, la sanidad y la educación han sido los objetivos primordiales de su política, por lo que han dedicado el mayor esfuerzo en ofrecer las mejores prestaciones sanitarias y educativas a su alcance. La Unión Nacional de Mujeres Saharauis ha cumplido un papel esencial en la notable reducción de la tasa de analfabetismo que ha pasado, en los viente años de exilio, de un 90 a un 10 por ciento con la difusión de campañas formativas y la creación de escuelas. Las mejoras en materia de sanidad se han derivado tanto de la medicina preventiva y las recomendaciones dictadas por la OMS (Organización Mundial de Salud) como de la cooperación internacional. En este contexto, al que se adhieren el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados y numerosas Organizaciones no Gubernamentales, se enmarca la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sahara (FANDAS) de la que forma parte la Asociación de Amistad con Pueblo Saharaui de Granada. A través de ella, profesionales sanitarios y no sanitarios de este hospital viajan en expedición para poner sus conocimientos al servicio de las necesidades primordiales del lugar, en virtud de las limitaciones económicas y humanas existentes.

La carencia principal que encuentran los saharauis es la falta de asistencia médica y quirúrgica especializada que viene a ser cubierta por comisiones de médicos y cirujanos procedentes de Italia, y sobre todo de España, que se desplazan al lugar y adaptan su asistencia al tiempo, espacio, infraestructura y material de los que les es posible disponer.

Desde 1998, médicos generales, pediatras, anestesistas, cirujanos generales, plásticos, pediátricos y maxilofaciales; neurólogos, ginecólogos y neuropediatras del hospital; así como técnicos en mantenimiento se han desplazado con una frecuencia de dos veces al año para atender a la población del Sahara Occidental y reformar instalaciones y equipos médicos. Cabe destacar entre estas actuaciones las labores de rehabilitación por parte de personal de mantenimiento de este hospital de los quirófanos del Hospital de Bol- la.

Comisiones médicas

El campamento de Smara recibió por primera vez a los cooperantes granadinos en 1998, cuando una comisión médica se desplazó hasta los campamentos de refugiados con el fin de llevar a cabo una campaña de detección y tratamiento de anemias en la población infantil. La realidad superó cualquier previsión y los alarmantes datos que se recogieron impulsaron en los cooperantes las ganas de continuar contribuyendo activamente en la mejora de la salud del colectivo saharaui.

Desde el año 2000, Andalucía cubre las necesidades asistenciales de Atención Primaria de Dajla, según el reparto establecido que hizo España de las wilayas para su cobertura sanitaria. Durante todo este tiempo, un equipo formado por dos médicos de familia, dos pediatras y dos enfermeros se han trasladado tres veces al año hasta este campamento, que es el más alejado y, en consecuencia, el que tiene mayores dificultades, para asistir en sus tres semanas de estancia las necesidades más básicas de sus habitantes. La finalidad de estas expediciones está dirigida, además de a la actividad asistencial, a la ampliación de conocimientos del personal sanitario saharaui para que pueda proseguir la labor iniciada por las comisiones en las áreas dónde éstas no han llegado y durante los periodos en los que no estarán presentes.

Los programas que los cooperantes desarrollan durante su estancia en Dajla se centran en la consulta médica y de enfermería a demanda, la visita a los pacientes que no pueden salir de las jaimas por su patología o sus condiciones físicas, apoyo al personal del hospital con la visita a los pacientes ingresados y a los que llegan por urgencias y formación a los profesionales. En primavera, además, se activa el programa Salud Escolar con el que se hace un reconocimiento a los niños que ingresan en la escuela en el primer curso.

Con el inicio de 2009, se ha replanteado el modelo de equipo sanitario que se desplaza, debido a las migraciones de los habitantes de Dajla a otras wilayas como el 27 de febrero o Smara. Por ello, se ha decidido reducir el equipo a una persona por especialidad, en lugar de dos, como se ha venido haciendo hasta ahora, con el objetivo de triplicar las expediciones y que los profesionales estén presentes en el campamento seis veces al año en vez de tres.

A lo largo de estos diez años, las estadísticas anuales indican una positiva evolución sanitaria en la zona que se debe, en gran medida, a las comisiones médicas en las que durante todo este tiempo ha participado buen número de profesionales del Hospital Virgen de las Nieves. A pesar de las dificultades iniciales en la financiación de los proyectos, el convenio de colaboración firmado en 2002 entre la Asociación Granadina de Amistad con el Sahara y el Ayuntamiento, así como la donación de material y los permisos por Cooperación Internacional proporcionados por el Servicio Andaluz de Salud a sus profesionales, han sido decisivos para la continuidad y consolidación de esta iniciativa.

Diego Fernández, responsable de las comisiones médico-quirúrgicas de la asociación, expresa su gratitud a todas las personas que posibilitan que la población saharaui continúe recibiendo atención sanitaria desde Granada: “Actualmente la Asociación de Amistad con el Sahara tiene una presencia preponderante en los campamentos de refugiados y goza de un reconocimiento entre la población refugiada que nos impulsa a continuar en la gratificante empresa de cooperar con nuestros amigos saharauis. A esta situación se ha llegado por la suma de esfuerzos individuales, aderezada por dosis generosas de resistencia al desánimo que ocasiona a veces trabajar en un medio tan disfuncional como son unos campamentos de refugiados. Por ello, quisiera agradecer profundamente a los actuales cooperantes sanitarios y a todos los que nos precedieron”.

Comisiones quirúrgicas

En el año 2000, a la andadura ya iniciada por las comisiones de médicos generales y pediatras, se sumó la comisión quirúrgica, a efectos de desarrollar una cobertura más amplia de las necesidades sanitarias de los saharauis.

Estos equipos, formados por especialistas de cirugía general, cirugía pediátrica, traumatología, ginecología, otorrinolaringología, cirugía vascular, cirugía plástica, cirugía máxilo-facial, se han trasladado desde entonces a los campamentos de refugiados con una periodicidad de dos veces por año y siempre con la asistencia de anestesistas y personal de enfermería.

Estos profesionales, durante su estancia, trabajan de modo itinerante por los cuatro campamentos. Durante los primeros días atienden en consulta a los pacientes y establecen las indicaciones quirúrgicas pertinentes para, posteriormente, proceder a la intervención en los días sucesivos, en el hospital Nacional de Rabuni o en el de Bol-la, dando siempre prioridad a la cirugía más compleja con el fin de contar con más margen de seguimiento postoperatorio.

Las enfermedades más frecuentes que requieren intervención quirúrgica que susceptibles de realizarse en aquel entonrno son litiasis biliares, hernias y criptorquidias, así como tumores cutáneos y otras patologías de la piel, entre las que destaca por su frecuencia las secuelas de quemaduras no tratadas o infratratadas. Entre los cuadros patológicos que afectan a la mujer se encuentran algunos idénticos o similares a los de nuestro entorno, como los tumores benignos y malignos de útero y mama, y otros secundarios a la mala asistencia al parto propia de la región, como son las incontinencias urinarias o totales pro desgarros perineales durante el alumbramiento.

En todos los casos, las intervenciones se realizan con la colaboración de médicos generales y personal de enfermería saharaui a quienes se transmite el mayor volumen posible de conocimientos, a efectos de buscar una autonomía sanitaria, fin último de cualquier cooperación horizontal.

En el seno de estas comisiones se incluye con frecuencia la presencia de especialistas responsables del desarrollo de proyectos concretos. Pueden citarse la inclusión de neuropediatras para el censo de los discapacitados menores que viven en la región o de cardiólogos que, con independencia de atender las patologías propias de su especialidad, seleccionan pacientes susceptibles de ser trasladados a España e intervenidos en nuestro entorno.

Banco de sangre

Entre los diversos logros “estructurales” conseguidos puede citarse la creación por los cooperantes de Andalucía del Banco de Sangre de la RASD, que se crea a finales de 2008, constituyendo un sistema de transfusión sanguínea destinado principalmente a las intervenciones quirúrgicas y al apoyo postoperatorio ginecológico. Este proyecto viene a dar respuesta a la necesidad de sangre provocada por las numerosas situaciones patológicas e intervenciones quirúrgicas realizadas por los cooperantes. En este caso podría afirmarse que se trata de un banco de sangre “vivo” en el sentido de que se construye sobre una base de datos de personas serotipadas y localizadas que acuden a donar su sangre cuando se les llama para ello, no tratándose de sangre explícitamente “conservada”.

Acondicionamiento y mejora de instalaciones sanitarias

Rehabilitación de los quirófanos del hospital de Bol-la

Un equipo de técnicos de mantenimiento del hospital viajó por primera vez a los campamentos de refugiados en el año 2000 con la intención de garantizar el servicio de la comisión quirúgica que también se había desplazado hasta allí. Sus funciones, además, se centraron en la reparación de los aparatos estropeados de los centros sanitarios y en la mejora de las instalaciones e infraestructuras. Tras este primer viaje, surgió el proyecto de rehabilitación del hospital del Bol-la, situado a pocos kilómetros de Rabuni, ante la deteriorada estructura del Hospital Nacional que da cobertura sanitaria a toda la población saharaui refugiada. Gracias a la financiación de empresas privadas de Granada, fundamentalmente a la inversión del constructor Antonio Plata, y al compromiso del Hospital Virgen de las Nieves, técnicos de mantenimiento de este hospital se han desplazado desde 2001 hasta Bol-la para reconstruir el pabellón quirúrgico, adaptar cuatro habitaciones para el ingreso de los pacientes intervenidos y dotar de aire acondicionado a toda el área quirúrgica, cuya superficie es aproximadamente de 500 metros cuadrados. Los planos de obra fueron diseñados por los profesionales del Virgen de las Nieves y la totalidad del mobiliario y el material utilizado, desde las camas, las lámparas o las mesas de anestesia hasta las puertas o las guillotinas, fue cedidio por el Ayuntamiento de Linares (Jaén), tras el desmantelamiento de los quirófanos del Hospital de los Marqueses de Linares.

Aunque el proyecto de rehabilitación del hospital de Bol-la continúa en proceso, los quirófanos comenzaron a acoger a pacientes saharuis en el año 2003. Los técnicos de mantenimiento del Virgen de las Nieves se desplazan hasta la zona con una periodicidad de dos veces al año y siguen trabajando con el objetivo de mejorar las infraestructuras sanitarias de los Campamentos de Refugiados Saharauis, y en concreto, para colaborar en la reforma integral del Hospital Bol-la.

Entrevista al ministro de sanidad saharaui, Sidahmed Tayeb (Bere)

Sidahmed Tayeb (Bere)

Ministro de Sanidad de la República Árabe Saharaui Democrática

Bere Sidahmed Teyeb es Ministro de Sanidad del gobierno que la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ostenta en el exilio de los campamentos de refugiados saharauis, bajo la protección de Naciones Unidas, que se ubican en la franja de desierto del Sáhara del suroeste de Argelia. Bere Sidahmed Teyeb es miembro activo del partido del gobierno de la RASD, el Frente Polisario, y ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en este estado hasta su nombramiento en 2007 como Ministro de Sanidad.

La entrevista referida a continuación tuvo lugar el 15 de febrero de 2009 en el despacho que el Ministro ocupa en Rabouni, la capital administrativa del Gobierno de la RASD en los campamentos de refugiados, a petición del responsable de la expedición de cooperantes sanitarios andaluces desplazados a tales campamentos, el doctor Castejón Casado del Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

¿Cuáles son las estrategias que sigue el gobierno para paliar las principales carencias sanitarias del pueblo saharaui?

Dentro de las circunstancias que se viven en un campo de refugiados y de que el gobierno se encuentra en un estado embrionario al depender de la ayuda humanitaria, el estado se ha estructurado con el objetivo de cubrir las necesidades básicas de los saharauis, por lo que la salud y la educación son las principales preocupaciones. En el ámbito sanitario, estamos desarrollando una política de prevención para orientar a la población hacia prácticas saludables. Buen número de saharauis proviene de familias nómadas o beduinas que durante muchos años se han beneficiado de la medicina natural. La finalidad es reeducar a la población hacia nuevos hábitos. De este modo, el gobierno está implantando programas que garanticen un medio ambiente sano, la disposición de agua clorada, y la educación y formación a las familias. Además, se trabaja en la difusión de un plan de vacunas estratégico y en la creación de centros asistenciales en los campamentos.

La desnutrición infantil es otro de los grandes problemas... ¿cómo se atiende esta necesidad?

El Plan Terapéutico de Nutrición da cobertura a los niños con carencias alimenticias, pero la actuación más importante debe orientarse a erradicar las causas de la desnutrición: procurar una dieta básica más equilibrada que incorpore todo tipo de nutrientes. La alimentación de los saharauis se basa casi exclusivamente en carbohidratos y esto genera un alto índice de personas con sobrepeso, pero que sin embargo, tienen anemia.

La difusión de este programa se realiza con comunicaciones en los dispensarios de cada campamento y con la búsqueda de casos concretos que realiza el personal de enfermería. Una vez detectados, se proporcionan dosis de nutrientes suplementarias y, según la gravedad, se procede a la hospitalización del niño. También contamos con la intervención de la FACI (Federación Andaluza de Cooperación Interancional) y la ECO que proporciona fruta y verdura a los campamentos en situaciones de emergencia, pero que no deja de ser una medida temporal.

A estas dificultades sanitarias, se une la fuga cada vez mayor de médicos saharauis...

Muchos de los profesionales sanitarios saharauis emigran a países como España con el objetivo de adquirir mayor especialización, y otros se marchan en busca de una estabilidad que ofrecer a su familia. Por desgracia, la población de los campamentos queda cada vez más desatendida, por eso incidimos en la formación del personal auxiliar de cada dispensario, sin perder de vista las compentencias profesionales de cada colectivo, y demandamos comisiones para Atención Primaria. Me gustaría, además, despertar desde aquí la conciencia de los médicos saharauis con la esperanza de que muchos de ellos puedan regresar a los campamentos, porque estamos convencidos de que la idoneidad de un saharui, por su conocimiento de la cultura y costumbres de la población a la hora de tratar a un paciente, no puede ser susituida por la de ningún cooperante.

La cooperación internacional cumple un papel fundamental en la mejora sanitaria de los campamentos, ¿cómo ha evolucionado la ayuda humanitaria a los refugiados durante sus treinta años de asentamiento?

La cooperación ha dado un salto cualitativo y cuantitativo muy importante. Cualquier sociedad hoy día está muy concienciada con las tragedias y los conflictos entre pueblos, y esto crea una presión a los estados que les obliga a incoporar acciones específicas de cooperación en su política. La cooperación internacional se ha convertido en un instrumento humano de la globalización que hace que todos nos encontremos a las puertas del vecino. Por esto, multitud de personas apoyan al pueblo saharaui, aunque no todos pueden venir a los campamentos por causas políticas. El pueblo español es muy consciente de la decepción política que supuso la traición al compromiso administrativo y a las realaciones del gobierno español a los saharauis. En consecuencia, su entrega y ayuda humanitaria a nuestro pueblo ha ido en aumento.

La distancia entre la postura política que adopta el gobierno español hacia el conflicto saharaui y la opinión pública del pueblo es notable, ¿qué mensaje le daría al ciudadano español para propiciar el acercamiento de posiciones?

Creo que los españoles deberían elegir a políticos más coherentes. Si uno no se siente orgulloso con su pasado, no podrá ser coherente con su presente ni forjarse un futuro.

En esta última expedición de la comisión médico-quirúrgica del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, el bloqueo en el aeropuerto de Argel ha impedido que los veinte contenedores de material sanitario transportado para los campamentos lleguen a su destino. ¿Facilita Argelia el paso de las ayudas humanitarias a los saharauis?

Argelia colabora siempre para que las ayudas que nos envían lleguen hasta nosotros. Sin embargo, un cambio reciente en el protocolo saharaui-argelino ha incrementado las restricciones y el control de material en el aeropuerto de Argel. El problema surgido en esta ocasión ha sido originado por un retraso en el proceso administrativo que esperamos pueda solventarse cuanto antes para que el resto de comisiones que van a viajar hasta aquí no tengan el mismo problema.

Para concluir, ¿qué mensaje le daría al cooperante?

Le daría ánimo y le desearía mucha suerte. El cooperante debe actuar desde el concepto de universalidad práctica. Es decir, convertir en realidad una actitud de entrega al otro que sobrepase la frontera de la individualidad. Ser cooperante no es frecuente, por lo que se convierte en algo novedoso y en este sentido, creo que debería tener más presencia en los medios y que se le tendría que ofrecer más cobertura a su labor.

Comisión sanitaria en el desierto. Balance general de una expedición

EL ARTÍCULO 25 DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS EXPONE EL DERECHO A TODOSLOS SERES HUMANOS A UNA ADECUADA ASISTENCIA SANITARIA. DE ESTE IMPERATIVO JURÍDICO SE DERIVA LA NECESIDAD DE MISIONES DE COOPERACIÓN SANITARIA INTERNACIONAL, ÚNICAS CAPACES HOY DÍA DE INTENTAR HACER REALIDAD ESTA CUESTIÓN LUCHANDO CON SUS VOLUNTARIOS Y PATROCINADORES CONTRA LA INJUSTICIA GENERAL QUE SUPONE EL ACTUAL DESORDEN SOCIAL INTERNACIONAL.

Desde el 30 de enero al 17 de febrero de 2009, diez profesionales de la sanidad, de los cualestres pertenecen a la plantilla del Hospital Virgen de las Nieves y ocho al Servicio Andaluz de Salud, han desarrollado tareas diversas relacionadas con sus diferentes especialidades: pediatría, ginecología, anestesiología, cirugía pediátrica, medicina de familia, cardiología, y enfermería.

Esta expedición se ha configurado y desarrollado en el seno del proyecto comisiones sanitarias que, desde hace 10 años, viene desarrollando la ONG Federación Andaluza de Amigos del Sáhara (FANDAS), desplazando a profesionales de la sanidad periódicamente a los campamentos de refugiados saharauis ubicados en el suroeste de Argelia.

Este proyecto de cooperación internacional es posible gracias a la existencia de cooperantes sanitarios que voluntariamente se adscriben al mismo, pero también en función de la financiación del mismo auspiciada en virtud de un acuerdo suscrito entre la ONG de referencia y el Ayuntamiento de Granada, y la aportación indispensable del Servicio Andaluz de Salud que permite y tutela el desplazamiento de sus profesionales a la región, y del propio Hospital Virgen de las Nieves, que aporta el material fungible y farmacológico necesarios para el desarrollo de la misión.

Durante el período reseñado se han ejecutado centenares de actos médicos, quirúrgicos y docentes, éstos últimos para con el personal sanitario saharaui, que han supuesto una elevación de los niveles de salud, y en algunos casos de mantenimiento de la misma vida, para un determinado número de ciudadanos saharauis.

Pienso que intentado resumir numéricamente la actividad de una comisión sanitaria se corre el riesgo de empobrecer la visión de la misma, dado que los modelos de gestión e interpretación de la actividad a que estamos acostumbrados en nuestro medio distan mucho de ser aplicables de igual forma en el desierto de Argelia, donde desde 1975 sobrevive el pueblo saharaui. Cierto que se han atendido cientos de consultas, se han asistido partos, se han efectuado intervenciones de ginecología y cirugía pediátrica y se han propuesto para su evacuación y tratamiento en España a doce ciudadanos saharauis, la mitad de ellos menores de edad. Cierto que nuestros médicos de familia y pediatras han impartido sesiones docentes con el sufrido personal saharaui que tras nuestra marcha, será el único que quede para atender a sus pacientes.

Cierto es todo ello, como cierto es que la presencia de personal cooperante español actúa entre los saharauis como modulador de la desesperanza, dado que según nos manifiestan alivia su dolor físico y genera sensación de compañía que contrarresta la soledad histórica que supone el abandono de la comunidad internacional.

Por ello, tras años de misiones de cooperación en los campamentos, que discurren de forma paralela al aumento de la desesperanza social y política del pueblo saharaui, es lícito preguntarse por el final del camino. ?Se vislumbra en algún horizonte de este infinito desierto el futuro de los niños saharauis?. ?O es la lenta muerte de todo un pueblo lo que ésta y las próximas generaciones de cooperantes tendrán el infortunio de testimoniar?. El tiempo no pasa en vano y el sueño del retorno se metamorfosea ahora en serpiente recluida que busca la salida desesperadamente. En este panorama desolador se dibuja el trabajo de los cooperantes sanitarios cuyas tareas se repiten periódicamente de una a otra expedición.

Es llamativo reconocer que de forma paralela a la decadencia histórica de la crisis saharaui se va enriqueciendo cualitativa y cuantitativamente el esfuerzo de la cooperación sanitaria dirigida a mejorar su calidad de vida, o mejor cabría decir, contrarrestar su sufrimiento físico e histórico. Las comisiones sanitarias van creciendo en organización, aportación de material y, sobre todo, en la riqueza científica y humana de sus componentes, que dedican alguna parte de su tiempo a la cooperación sanitaria. Este es el punto optimista de la lectura actual de la cooperación sanitaria. No solamente crece el esfuerzo sino la conciencia de la necesidad de esforzarnos en crear un mundo más justo a través de la tarea de cada cual. Pero todo este esfuerzo ve oscurecido su resultado cuando se topa con el terrible muro del orden político internacional que condena a cientos de miles de seres humanos a agonizar en el desierto en condiciones insalubres y desesperanzadoras.

Aquí converge el espíritu optimista del cooperante con el cuerpo enfermo y el alma desgarrada del saharaui a quien dirige su esfuerzo. Será por esta circunstancia que el espíritu del cooperante reiterativo (el que siempre vuelve al desierto a pesar de sus penurias materiales) es optimista per se y sabe de la longitud infinita de su tarea.

También el pueblo saharaui es conocedor del retorno permanente del cooperante, que no sólo le lleva salud, sino que transporta consigo la compañía que ahuyenta la desesperanza maldita.

Javier Castejón Casado
23.516.851 visitas desde el 1 de Marzo de 2006
Última actualización de la pagina: 17-07-2012 Subir
Certificación Emas Certificacion Responsabilidad Social Certificacion Gestión Ambiental Certificacion Seguridad Alimentaria Certificacion Salud Laboral
Las páginas del dominio hvn.es cumplen con las normas de accesibilidad WCAG 2.0 nivel AAA
hvn.es cumple con las normas de W3C para el lenguaje de marcado XHTML 1.0
hvn.es cumple con las normas de W3C para hojas de estilo
FIBAO IBS Logo de Green Light Logo de OMARS Logo de Living Lab Salud Andalucía Red de Comités de Ética del SSPA CEI Biotic - Granada
Datos de Contacto | Webmaster | Mapa web | Nota legal | Política editorial | Uso del sitio | Accesibilidad | Preguntas frecuentas | RSS
© 2003 - 2017. Hospital Universitario Virgen de las Nieves.
- HUVN -