Contenido

Síguenos en…

Síguenos en Facebook. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Síguenos en Twitter. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es

Síguenos en YouTube. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Feed de noticias

Artículos

Especialistas del hospital fortalecen el corazón de un niño saharaui

La familia de acogida del pequeño consiguió convencer a los padres biológicos de una operación necesaria para garantizar la vida del niño

Mohammed Fadel tenía siete años cuando durmió por primera vez en una cama y conoció la existencia de las escaleras. Con la misma edad aprendió a hablar español, girar los grifos de agua, tocar los interruptores de la luz y a jugar con los timbres de las casas. La vida en el primer mundo consistía en un lugar formado por elementos fascinantes que nadie más que él parecía descubrir. Mohammed es uno de los 10.000 niños saharauis que llegan a España a través de la asociación de Amistad con el pueblo saharaui para pasar el verano con una familia que los acoge. Desde 2003, Alfacar se convierte en la residencia estival del pequeño y María Moliné y José López en el matrimonio que, además de ofrecerle su ilusión y cariño, le brindan la oportunidad de disfrutar de mejores condiciones de vida durante los meses de julio y agosto.

El carácter activo de Mohammed y su entusiasmo ante los pequeños detalles no podían hacer pensar a su familia biológica que el pequeño tuviera problemas de corazón. Sin embargo, en una de las revisiones médicas que María y José le realizaron el primer año de estancia en Granada, los especialistas en cardiología pediátrica desvelaron la existencia de una cardiopatía congénita consistente en “un drenaje venoso pulmonar anómalo parcial de venas pulmonares a auricula derecha en lugar de a la izquierda sin comunicación interauricular”. El corazón de una persona esta formado por cuatro cámaras dos auriculas, situadas en la parte superior del órgano; y dos ventrículos en la parte inferior. La aurícula derecha recibe la sangre no oxigenada desde las venas cavas y la transmite al ventrículo derecho para que llegue a los pulmones, éstos la oxigenan, y por las venas pulmonares la devuelven al corazón a través de la aurícula izquierda y desde el ventrículo izquierdo pasa a la gran arteria aorta para su distribución por todo el organismo. El corazón de Mohammed realizaba un esfuerzo añadido puesto que parte de la sangre oxigenada desembocaba de nuevo en la aurícula derecha en lugar de en la izquierda. “Este tipo de cardiopatías no pone en riesgo la vida del paciente de forma inmediata, pero es necesario corregirlas en la edad escolar porque no puede detectarse el momento en que va a desarrollarse una hipertensión pulmonar y provocar una muerte precoz”, explica el doctor López Checa. Cirujano cardiovascular que lo ha operado.

Durante los cinco años que el saharaui ha venido a Granada, los padres biológicos se han negado a la intervención quirúrgica por temor a poner en riesgo la vida de su hijo. No obstante, la familia de acogida consiguió convencer a los padres del pequeño para que accedieran a que operaran al chico el verano de 2008 al ser el último año que pasaba aquí. La cirugía duró cinco horas y consistió en la apertura del tabique interauricular y la construcción de un nuevo conducto a partir de tejido del pericardio para la reconducción de las venas hacia la auricula izquierda. “La labor de María y José es digna de reseñar tanto por demostrar su calidad humana con la acogida y educación que han transmitido al chico durante cinco años como por la responsabilidad que han asumido con esta operación”, subraya López-Checa. El joven se ha recuperado favorablemente de la intervención y sólo ha necesitado un tratamiento de calmantes para el dolor postoperatorio. Cuando vuelva a su país no necesitará seguir ningún tratamiento y podrá desarrollar su actividad de la misma manera que cualquier niño sano.

La familia granadina no es la primera vez que acoge a niños y niñas de otros países como si fuesen sus propios hijos. Desde hace casi diez años, María y José han compartido sus vidas con pequeños de otros países como Bielorrusia y aseguran que es una experiencia en la que “reciben siempre más de lo que dan”. “Con Mohammed he aprendido la importancia del valor de la solidaridad. No he visto niño que desee entregar lo que tiene a los demás de manera más desinteresada”, relata José. “Es una experiencia única que recomiendo que viva todo el mundo”, concluye María.

Corazones sin fronteras

Bibata junto a Mamounata en el piso de la asociación española contra el cáncer
Profesionales del Virgen de las Nieves implantan una válvula en el corazón de dos jóvenes llegadas desde Burkina Faso

Una mujer alta y delgada mira por la ventana de la habitación 802 de la Unidad de Cardiovascular del Hospital Virgen de las Nieves. Sus finas trenzas negras caen sobre sus hombros y sus facciones amplias y hermosas muestran una raza africana tan natural como remota para el ciudadano europeo. Se llama Bibata, tiene treinta años y una enfermedad reumática que le afecta al corazón. Es la segunda vez que visita España para que la intervengan quirúrgicamente y aunque su presencia en los pasillos de la planta la muestra como alguien diferente, ella sabe que en su país es tan sólo una persona más de entre miles con ese tipo de enfermedad. Mamounata la observa desde el otro lado de la sala, sentada en un sillón, con expresión serena y ojos muy abiertos. Entre ellas se comunican en francés, pero además hablan su dialecto, Mamounata inglés y Bibata español.

Las dos jóvenes tienen un corazón frágil con el ventrículo izquierdo dañado debido a una valvulopatía mitral que ha sido producida por el contacto con el germen estreptococo hemolítico. El Dr. Juan Lara Torrano, especialista de la Unidad de Cardiovascular, conoció a Bibata en el año 2004 a través de la asociación Medicos Mundi, cuando la joven se trasladó hasta Granada para su primera operación. Los síntomas iniciales que apreció la chica fueron cansancio y dificultad para respirar en sus trayectos en bicicleta hasta la escuela. Bibata tuvo que dejar los estudios porque la distancia era demasiado larga para recorrerla caminando y su familia no podía pagarle otro medio de transporte. En la intervención de 2004, el doctor procedió a la implantación de una valvuloplastia mitral con anillo de pericardio que, en esta ocasión, ha tenido que sustituir por una prótesis mecánica para garantizar mayor seguridad y calidad de vida a la paciente. Mamounata ha recibido el mismo tratamiento. “Ambas operaciones se han concluido con éxito y la evolución de las dos chicas ha sido favorable. El tratamiento que deberán seguir les implicará tomar sintron de por vida, seguir la medicación prescripta y realizarse test INR periódicamente para lo cual necesitarán ayuda económica”, declara el doctor.

Tras recibir el alta, Bibata y Mamounata se alojan en un piso de la Asociación Española contra el Cáncer y se mantienen gracias a las comidas que diaramente les suministran los servicios sociales del Ayuntamiento.

Mamounata está casada, Bibata también. Mamounata con 28 años ya es madre, Bibata quiere serlo pero las recomendaciones del médico no se lo aconsejan porque puede poner en peligro su vida. Bibata es feliz por trabajar como secretaria de Medicos Mundi en Burkina Faso, tener un esposo que la ama tal como es y haber contado con la posibilidad de controlar su enfermedad a través de la ONG y la sanidad pública andaluza. Es afortunada y lo sabe. Sin embargo, las limitaciones económicas que tiene para estudiar, las pocas salidas profesionales en su país y la dificultad para tener hijos le hacen ver un futuro poco esperanzador. Aunque en su interior habite la incertidumbre, su actitud ante la vida es sobre todo alegre, luchadora y comprometida con la realidad de la mujer africana a la que todavía se le practica la ablación y se le conceden pocas oportunidades.

Permanecerán en la ciudad con reposo relativo, tratamiento farmacológico y control periódico con sintrom hasta que en octubre acudan a la primera revisión. Después volverán a su país para recuperar poco a poco la actividad de su vida normal y luchar día a día por sus sueños.

Ayuda internacional imprescindible

Damian Sartori, director de la oficina técnica de Medicos Mundi en Andalucía, ubicada en Granada, relata el precario sistema sanitario del que disponen los países subsaharianos al que se le une, además de la propia pobreza de la nación. La ONG Médicos Mundi trabaja en quince países de toda África como Burkina Faso, Mali, Togo, Congo o Etiopía y su proyecto pretende “apoyar al sistema sanitario público de esos países y crear una sanidad al servicio de todos, accesible, equitativa y que desarrolle servicios básicos de salud que contemplen todos los componentes de la Atención Primaria de Salud: Prevención, Promoción, Curación y Rehabilitación”. Igualmente, Medicos Mundi Andalucía ofrece la posibilidad de trasladar a pacientes de estos países a hospitales de la comunidad andaluza a través de la colaboración del SAS. “Las principales dificultades para traer a enfermos a Granada, por ejemplo, son las gestiones burocráticas. Obtener el visado es complicadísimo por las exigencias que implica, además de que en Burkina Faso no hay embajada española y los trámites deben realizarse desde Costa de Marfil, con lo que los plazos se alargan en el tiempo”, subraya Damián.

El hospital ofrece un quirófano solidario para operar a seis niños saharauis

Los meses estivales se convierten en unas vacaciones en paz para miles de niños procedentes de los campamentos de refugiados saharauis que son acogidos por familias andaluzas.

En este periodo, los pequeños disfrutan con nuevas sensaciones, conocen costumbres y comidas diferentes, se “liberan” de las temperaturas desorbitadas del desierto, visitan lugares “exóticos” como la playa, aprenden otro idioma, y en el caso de tener cualquier problema de salud, son esmeradamente atendidos y cuidados.

Este año han acudido a España unos 9.000 menores de entre 6 y 14 años, de los que un tercio, unos 3.000, vienen a Andalucía, y unos 300 a la provincia de Granada.

Algunos de estos niños vienen con patologías más acusadas que pueden ser solucionadas quirúrgicamente. Así, desde que comenzó este proyecto de cooperación entre el gobierno saharaui y la ONG Amigos del Pueblo Saharaui hace quince años, cada verano, son intervenidos aquellos que presentan enfermedades que pueden ser atendidas en el corto periodo de tiempo que permanecen en régimen de acogida.

Esta iniciativa conocida como quirófanos solidarios se lleva a cabo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

El procedimiento es sencillo. El mismo día que llegan los pequeños a la ciudad de Granada son recibidos “con todos los honores” por sus familiares de acogida en un pabellón de la Feria de Muestras de Armilla. En esa misma ubicación, se instala una carpa destinada a hacer un reconocimiento médico a todos los niños, con el fin de detectar patologías susceptibles de ser corregidas en los dos meses de verano.

Para agilizar esta asistencia, según un acuerdo entre la ONG y la Consejería de Salud, estos menores son derivados con prioridad a los especialistas para ser evaluados y tratados .

En este contexto, el próximo 28 de julio se destinará un quirófano solidario para que cirujanos pediátricos del Hospital materno Infantil intervengan a seis niños saharauis de distintas patologías. En concreto, cuatro de ellos serán operados de hernia umbilical, que en estos niños son más grandes debido a la desnutrición que padecen lo que provoca que no tengan desarrollada la musculatura abdominal; uno de criptoorquídea (testículo oculto); y una niña será sometida a cirugía plástica para corregir una quemadura profunda del cuello.

Según explicó el cirujano pediátrico, el Dr. Javier Castejón, las enfermedades más frecuentes con las que acuden estos menores, son aquellas propias del subdesarrollo y la desnutrición, como parasitosis intestinales y cutáneas, y muchas secuelas de quemaduras.

Este hospital granadino, participa de forma continua en proyectos de cooperación en los campamentos saharauis. En concreto, cada año, grupos de profesionales de este centro sanitario hacen dos expediciones con el fin de colaborar en labores sanitarias.

Del desierto al hospital

El equipo de Neurocirugía opera con éxito de un tumor cerebral a un mauritano

Brahim Amman viene del desierto del Sahara procedente de una familia nómada. Su vida ha transcurrido entre dunas hasta hace unos años, que dejó de ser transeúnte para instalarse en un pequeño pueblo de adobe llamado Hassi-Labied (Pozoblanco), para vivir de su rebaño de ovejas, corderos y camellos.

La enternecedora historia de este hombre sereno de 57 años nos la cuenta su hijo Moha que habla un perfecto castellano que ha aprendido gracias a su trabajo: hace de guía por el desierto para grupos de turistas, especialmente españoles e ingleses.

En esa estancia feliz rodeada de los suyos, Brahim comenzó a sentir dolores de cabeza, algo a lo que al principio no le dieron importancia, pero poco a poco, estas molestias se fueron incrementando, por lo que decidieron visitar a un imán que les recitó algunos versos del Corán con el fin de que este dolor desapareciera.

Pero la oración no hizo efecto, y ante el continuo sufrimiento, se desplazaron hasta el centro de salud más cercano que se encuentra a 250 kilómetros para que dieran solución a este problema. Intento fallido, no pudieron diagnosticar el mal que padecía por lo que les aconsejaron que se dirigieran al hospital de Meknes a unos 500 kilómetros de su pueblo, una travesía larga pero que tuvo sus frutos.

Ahí le diagnosticaron un adenoma hipofisario que es una tumoración intracraneal que afecta al sistema visual. Para ellos, el desconcierto fue tremendo, no sabían qué era un tumor, y no por ignorancia, sino porque en el desierto esta patología es poco frecuente, de hecho no conocían a nadie que hubiese pasado por esa enfermedad.

En este hospital marroquí estuvo ingresado diez días pero para poder erradicar este tumor, la única opción era viajar hasta Rabat donde hay centros hospitalarios con mayor capacidad tecnológica y de personal en la que se realizan este tipo de intervenciones. Pero para esta familia humilde esta posibilidad era inalcanzable por falta de medios económicos. ¿Cómo consigue esta hombre ser operado en un hospital de gran prestigio? El azar y la buena estrella hizo que la en la pasada Semana Santa, Moha dirigiera un grupo en el que se encontraba un médico granadino de Atarfe, Juan, que le habló de la ONG Sahell dedicada a la cooperación sanitaria y coordinada por el Dr.Enrique Moratalla.

Moha narra emocionado como esta Fundación hizo todo lo posible para que Brahim pudiera ser operado en el Hospital de Rehabilitación y Traumatología. Aunque llegó con un poco de miedo, todos sus temores se fueron evadiendo al conocer a los profesionales que le iban a atender y las instalaciones de este hospital.

Brahim ingresó el 14 de mayo en le servicio de Neurocirugía donde el equipo del Dr. José Mª Martín Linares realizó la intervención con éxito extirpando el 60 por ciento del tumor. Doce días permaneció ingresado en la cuarta planta en los que echó mucho de menos a los suyos aunque su ausencia pudo ser más leve “gracias a la humanidad de todo el equipo de profesionales”.El 26 de mayo le dieron el alta hospitalaria y pudo regresar junto a su familia compuesta por 28 miembros que le esperaba con los brazos abiertos.

Para Moha, el trato ha sido muy humano, “es otro mundo, todo está muy limpio, y es de admirar la puntualidad y la paciencia con la que los médicos y enfermeras atienden a sus pacientes”indicó agradeciendo reiterativamente a Sahell y el equipo médico su entrega.

Una operación que le ha salvado la vida y le ha permitido conocer otros sitios inverosímiles desde su concepción del mundo. Una experiencia nueva, nunca se había montado en avión ni en un ascensor. Sin duda, tendrá muchas historias que contar a los habitantes de su pequeño pueblo al sureste de Marruecos, cerca de la frontera con Argelia.
23.192.342 visitas desde el 1 de Marzo de 2006
Última actualización de la pagina: 17-07-2012 Subir
Certificación Emas Certificacion Responsabilidad Social Certificacion Gestión Ambiental Certificacion Seguridad Alimentaria Certificacion Salud Laboral
Las páginas del dominio hvn.es cumplen con las normas de accesibilidad WCAG 2.0 nivel AAA
hvn.es cumple con las normas de W3C para el lenguaje de marcado XHTML 1.0
hvn.es cumple con las normas de W3C para hojas de estilo
FIBAO IBS Logo de Green Light Logo de OMARS Logo de Living Lab Salud Andalucía Red de Comités de Ética del SSPA CEI Biotic - Granada
Datos de Contacto | Webmaster | Mapa web | Nota legal | Política editorial | Uso del sitio | Accesibilidad | Preguntas frecuentas | RSS
© 2003 - 2017. Hospital Universitario Virgen de las Nieves.
- HUVN -