Contenido

Síguenos en…

Síguenos en Facebook. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Síguenos en Twitter. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es

Síguenos en YouTube. Pulsando en este enlace estarás saliendo de hvn.es   Feed de noticias

Consejos nutricionales por patología

La alimentación ejerce un papel determinante en la evolución de las distintas enfermedades, ya sea porque son tributrarias de ser tratadas con dietas terapéuticas, o bien porque la dieta no forma parte activa del tratamiento, sino un pilar en el que se apoya el mismo.

La realización de una dieta debe efectuarse desde una base científica y con un conocimiento exhaustivo del individuo al que va dirigida.

Las dietas que aquí se presentan constituyen una herramienta para el paciente pero es el profesional de la dietética el experto que le explicarálas características de su régimen, las ventajas de su adhesión, así como el porqué de las limitaciones y de la supresión de determinados alimentos o la modificación de ciertos hábitos.

Dieta Basal

Llamada también dieta normal, es aquella dirigida en general, a la población sana (niños, adolescentes, embarazo, lactancia y ancianos).

La dieta humana se considera equilibrada si aporta los nutrientes y energía en cantidades tales que permiten mantener las funciones del organismo en un contexto de salud física y mental.

Esta dieta equilibrada es particular de cada individuo y se adapta a su sexo, edad y situación de salud. No obstante, existen diversos factores (geográficos, sociales, económicos, patológicos, etc.) que influyen dicho equilibrio.
  • Una alimentación sana y equilibrada es aquella que nos proporciona todos los nutrientes que nuestro organismo necesita diariamente.
  • Se debe realizar como mínimo 3 tomas (Desayuno, Comida y Cena) y si se puede también merienda. No deben saltarse una comida, ya que lleva a comer más en la siguiente y así disminuye la sensación de hambre.   
  • El Desayuno es la toma más importante del día, debe realizarse siempre. Éste incluye 3 alimentos: Lácteo + Cereales (pan o cereales de desayuno) +  Fruta (una pieza de fruta o zumo) o Lácteo + Cereal + Aceite.  
  • No debe suprimir los alimentos que contienen proteinas como son las carnes, huevos, pescados y leche.     
  • La leche es un alimento básico, tomándose preferentemente semidesnatada, alrededor de 2 vasos al día, pudiendo sustituirse por 2 yogures (un vaso de yogur líquido equivale a un vaso de leche o queso fresco). Puede endulzarse con azúcar o sacarina o similar.  
  • Las frutas pueden ser de cualquier tipo o de la estación. Conviene tomar al menos 3 piezas al día, preferentemente crudas y mejor si una de ella es la naranja. Puede sustituirse por zumos naturales al 100%.  
  • Los caldos y consomés desgrasados se pueden tomar en la cantidad que uno quiera puesto que prácticamente no contienen calorías. Vigilar la sal en caso de que no esté permitida.  
  • Las carnes menos grasas son el pollo sin piel, y la vaca o ternera, siempre lo más limpias posible de grasa. Es menos recomendables el cordero, cerdo y derivados (embutidos, jamón...).  
  • Los pescados se recomiendan que sean poco grasos tipo merluza, lenguado, trucha, gallo, pescadilla, etc. También puede consumir pescado azul ya que posee propiedades beneficiosas para la protección cardiovascular y regulador de la tensión arterial, estos son por ejemplo: salmón, sardinas, atún, bonito, abadejo, etc.    
  • Las verduras se tomarán al menos una vez al día cocidas o rehogadas y las de consumo en crudo en forma de ensalada como guarnición del segundo plato (tomate, lechuga, escarola, endivias...)  
  • Las legumbres y cereales deben formar parte de nuestra alimentación cotidiana, tomando en cada comida algún tipo de cereal (pan, patatas, cereales de desayuno, galletas ) y las legumbres deben tomarse 3 veces por semana.  
  • Se puede tomar cualquier tipo de aceite vegetal, recomendándose el de oliva virgen (1 cucharada equivale a 15 cc). Dado su alto contenido calórico, es muy importante no sobrepasar las cantidades prescritas, que incluyen también el aceite empleado para cocinar.  
  • Se pueden utilizar libremente los condimentos habituales: pimienta, comino, ajo, cebolla, azafrán, laurel y vinagre, así como la sal (salvo limitación médica).  
  • El pan puede ser blanco o integral, y en ambos casos con miga. El pan integral contiene las mismas calorías, pero al tener más fibra  contribuye a evitar el estreñimiento.  
  • Puede tomar toda el agua que desee, de modo que no debe de pasar sed, e incluso conviene tomar algo más de lo habitual (alrededor de 2 Litros de agua al día). También puede tomar, salvo contraindicación, la cantidad que le apetezca de café y otras infusiones.
  • Cocinar cualquier tipo de tecnología culinaria, son preferibles aquellas que no sean muy grasas como a la plancha, hervido, cocido, al vapor, al horno, etc.  
  • Evite los alimentos más grasos como dulces, bollería, quesos, patés...        
  • Es recomendable el ejercicio moderado, por ejemplo andar media o una hora diaria.

Dieta Hipocalórica

Esta dieta constituye el pilar fundamental en el tratamiento de la obesidad. Además debe formar parte de un programa global para la pérdida de peso en pacientes con obesidad o sobrepeso cuando éste se acompañe de hiperlipemia, hipertensión arterial, diabetes mellitus, patología vertebral, enfermedad cardiovascular...
  • En general, las dietas hipocalóricas se utilizan con objeto de perder peso, y a grandes rasgos conducen a comer menos de lo que se necesita, lo que va en contra de las costumbres habituales de los pacientes a los que se les prescribe.
  • El objetivo fundamental de una "dieta de adelgazamiento", debe de ir encaminado, más que a perder peso, a cambiar los hábitos alimenticios; es decir, persigue una reeducación de la forma de comer, para que el exceso de peso no se vuelva a presentar.
  • La pauta  dietética es a largo plazo, y no debe ser percibido como un “castigo” o privación.
  • Se debe realizar como mínimo 3 tomas de comida (Desayuno, Comida y Cena; y si se puede también merienda). No deben saltarse una comida, ya que lleva a comer más en la siguiente y así disminuye la sensación de hambre.
  • Siempre que se come menos de lo que se necesita, se produce una pérdida de peso; pero éste comer menos, no se puede hacer de forma anárquica e indiscriminada, sino que hay que ser especialmente cuidadosos con el aporte de alimentos esenciales, principalmente en lo que a proteínas se refiere, de modo que nunca hay que suprimir los alimentos que las contienen: de preferencia carnes, huevos, pescados y leche.
  • La leche es un alimento básico en estas dietas, tomándose preferentemente descremada, alrededor de 2 vasos al día, pudiendo sustituirse por 2 yogures desnatados (un vaso de yogur líquido equivale a un vaso de leche o queso fresco). Puede endulzarse con sacarina o similar.rn rnØ      Las frutas pueden ser de cualquier tipo. Conviene tomar al menos 2 piezas al día, de preferencia crudas y mejor si una de ella es la naranja. Puede sustituirse por zumos naturales al 100%.
  • Los caldos y consomés desgrasados se pueden tomar en la cantidad que uno quiera puesto que prácticamente no contienen calorías. Vigilar la sal en caso de que no esté permitida.rn rnØ      Las carnes menos grasas son el pollo sin piel, y la vaca o ternera, siempre lo más limpias posible de grasa. Es menos recomendables el cordero, cerdo y derivados (embutidos, jamón...).
  • Los pescados se recomiendan que se han poco grasos tipo merluza, lenguado, trucha, gallo, pescadilla, etc.
  • Las verduras se tomarán al menos una vez al día, y mejor las de consumo en crudo (tomate, lechuga, escarola, endivias...).
  • Se puede tomar cualquier tipo de aceite vegetal, recomendándose el de oliva virgen (1 cucharada equivale a 15 cc). Dado su alto contenido calórico, es muy importante no sobrepasar las cantidades prescritas, que incluyen también el aceite empleado para cocinar.rn rn rn rn rn rn rn rn rnØ      Se pueden utilizar libremente los condimentos habituales: pimienta, comino, ajo, cebolla, azafrán, laurel y vinagre, así como la sal (salvo limitación médica).rn rnØ      El pan puede ser blanco o integral, y en ambos casos con miga, (no tiene ventajas el tomar colines o sólo corteza). El pan integral contiene las mismas calorías, por lo que "no engorda menos", aunque al tener más fibra  contribuye a evitar el estreñimiento.
  • A título  orientativo, conviene que sepa que 20 gr de pan por ejemplo, equivalen en cuanto a calorías, a 50 gr de patatas, 20 gr de legumbres secas (alubias, lentejas, garbanzos, guisantes y habas secas), ó a 15 gr. de harinas, arroz, pastas ó galletas; puede sustituirse parte ó todo el pan, por una cantidad equivalente de los otros alimentos.
  • Puede tomar toda el agua que desee, de modo que no debe de pasar sed, e incluso conviene tomar algo más de lo habitual (alrededor de 2 Litros de agua al día). También puede tomar, salvo contraindicación, la cantidad que le apetezca de café y otras infusiones. Están prohibidos el alcohol (incluida la cerveza) y los refrescos habituales (cola, naranja y limón). Con carácter no habitual, puede tomarse gaseosas edulcoradas, agua tónica, bitter sin alcohol y bebidas sin azúcar.  
  • Cocine o elija platos al vapor, horno, plancha o microondas. Evite los fritos y rebozados, pues aportan más grasa y calorías.
  • Si hace la toma de la merienda o media mañana, elija productos como zumos de tomate, de zanahoria, yogurt desnatados, infusiones,... Evite los alimentos más grasos como dulces, bollería, quesos, patés...
  • Reduzca el tamaño de las raciones, por ejemplo: sírvase una cucharada menos o porciones más pequeñas de lo que habitualmente come.
  • Si lo precisa, puede alterar el orden de las comidas (por ejemplo: la fruta de la mañana la toma en el desayuno, o toma todo el pan en la misma comida), pero no es conveniente "saltarse" ninguna comida, sobretodo las ricas en proteínas.
  • Es recomendable el ejercicio moderado, por ejemplo andar media o una hora; pero recuerde que el ejercicio solo, rara vez es útil para adelgazar. 
  • Siguiendo la dieta de forma correcta, se suele perder un kilogramo de peso a la semana, salvo los primeros días en que se pierde más. No es conveniente perder peso a un ritmo mayor.
  • En general, sólo con carácter excepcional está justificado el tratamiento de la obesidad con fármacos, ya que poseen efectos secundarios que pueden ser graves.
  • Contrólese el peso solamente una vez por semana, en la misma báscula y con la misma ropa.

Dieta para Hipercolesterolemia

Desde hace muchos años se conoce la relación entre las alteraciones del metabolismo de los lípidos y el desarrollo de la lesión arterioesclerótica e infarto de miocardio. El riesgo coronario se relaciona directamente con las concentraciones plasmáticas de colesterol total y específicamente con las del colestero LDL.

El papel de la dieta en la modificación del colesterol plasmático es fundamental. Los hábitos dietéticos constituyen un elemento clave en le desarrollo de la enfermedad arteriosclerótica.
  • Las modificaciones en la dieta deben llevar asociado modificaciones en los hábitos de vida para controlar otros factores de riesgo cardiovasculares asociados como obesidad, diabetes, hipertensión  o tabaquismo.
  • Debe ser una alimentación equilibrada, saludable y variada, que aporte todas las necesidades nutricionales del paciente.
  • Debe bajar de peso si hay sobrepeso y/o obesidad, su médico o dietista le indicará las calorías que debe tomar al día. 
  • Reducir el colesterol total de la dieta a menos de 200 mg/día.
  • Se debe consumir hidratos de carbono de absorción lenta o complejos tales como arroz, pasta…
  • Tomar una ingesta rica en fibra, 25-30 g/día. Aumentar el consumo de verduras, legumbres, cereales integrales, frutas…
  • Reducir el consumo de grasas, elimine la grasa visible de las carnes.
  • Reducir las grasas saturadas presentes en alimentos lácteos y derivados.
  • Debe evitar aquellos productos en los que en su etiquetado lleven como ingrediente “grasa vegetal”.
  • Tomar 3 veces por semana pescado azul: sardinas, boquerones, atún, salmón… Aumentando así los ácidos grasos omega-3 que son muy beneficiosos para éste caso.
  • Cocine con técnicas sencillas: cocidos, papillote, microondas, asados o plancha. Evite empanados, rebozados, estofados, fritos.
  • Reducir el consumo de sal. En la condimentación de las comidas puede utilizar hierbas aromáticas, vinagre, limón, vinagreta…
  • Limite el consumo de alcohol.
  • Realice algún tipo de ejercicio de forma regular.
  • Evite el tabaco.  

Dieta para Hipertrigliceridemia

Las hiperlipemias o dislipemias se caracterizan por un aumento de las concentraciones de colesterol y/o triglicéridos (TG) por encima de los valores ideales compatibles con el riesgo mínimo de cardiopatía isquémica.

El objetivo del tratamiento de las dislipemias será la prevención de las enfermedades cardiovasculares y su tratamiento empieza con la dieta.
  • Las modificaciones en la dieta deben llevar asociado modificaciones en los hábitos de vida para controlar otros factores de riesgo cardiovasculares asociados como Obesidad, Diabetes, Hipertensión  o tabaquismo.
  • Debe ser una alimentación equilibrada, saludable y variada, que aporte todas las necesidades nutricionales del paciente.
  • Debe bajar de peso si hay sobrepeso y/o obesidad, su médico o dietista le indicará las calorías que debe tomar al día.
  • Reducir el colesterol total de la dieta a menos de 200 mg/día.
  • Se debe consumir hidratos de carbono complejos tales como arroz, pasta, cereales integrales, patata.
  • EVITE TOMAR  HIDRATOS DE CARBONO SIMPLES, TALES COMO AZÚCAR, CARAMELOS, MIEL.
  • Tomar una ingesta rica en fibra, 25-30 g/día. Aumentar el consumo de verduras, legumbres, cereales integrales, frutas…
  • Reducir el consumo de grasas, elimine la grasa visible de las carnes.
  • Debe evitar aquellos productos en los que en su etiquetado lleven como ingrediente “grasa vegetal hidrogenada”.
  • Tomar 3 veces por semana pescado azul: sardinas, boquerones, atún, salmón…
  • Cocine con técnicas sencillas: cocidos, papillote, microondas, asados o plancha. Evite empanados, rebozados, estofados, fritos.
  • Reducir el consumo de sal. En la condimentación de las comidas puede utilizar hierbas aromáticas, vinagre, limón, vinagreta…
  • El consumo de alcohol está completamente contraindicado.
  • Realice algún tipo de ejercicio de forma regular.
  • Evite el tabaco. 

Dieta para Hiperuricemia

Una dieta pobre en purinas produce reducción moderada en las concentraciones plasmáticas de ácido úrico, por lo que el manejo de la dieta se debe considerar como una parte del tratamiento.

Es de vital importancia que el paciente logre la reducción de peso, si es que existe obesidad, y la eliminación del consumo de alcohol.
  • Hay que evitar la obesidad y el sobrepeso. Si es su caso, debe seguir una dieta hipocalórica, pero siempre bajo control médico estricto, ya que un adelgazamiento incontrolado puede ser especialmente contraproducente en ésta enfermedad.
  • Ha de saber que la dieta tiene un valor limitado y solo permite normalizar el ácido úrico en algunos casos. El tratamiento farmacológico es necesario y la dieta tiene la misión de apoyar la acción de los medicamentos que su médico le ha pautado para descender los niveles de ácido úrico en sangre.
  • El alcohol es especialmente nocivo si tiene elevado el ácido úrico.
  • Los alimentos a evitar son aquellos en cuya composición se concentra un gran contenido en purinas.        
  • Alimentos prohibidos (evitar): Vísceras (mollejas, riñones, hígado, sesos, etc.), concentrados de carne, sardinas, anchoas.
  • Alimentos restringidos (moderar su consumo): Carnes, jamón, embutidos, pescados, mariscos, legumbres (lentejas, judías blancas, soja, habas y guisantes secos), algunas verduras (espinacas, champiñones, coliflor y espárragos)
  • Alimentos recomendados (no contienen purinas): Leche y derivados (queso, yogurt, natillas, flanes...), huevos, cereales y pastas alimenticias, patatas, verduras y hortalizas (salvo las reseñadas), azúcar, miel.
  • Se puede tomar café y té.

Dieta para Enfermedad de Crohn

La enfermedad se caracteriza por períodos de actividad (brotes) e inactividad (remisión). Estos períodos varían según los pacientes, en algunos la remisión dura años; sin embargo en otros se pueden producir brotes continuos. Las fases de remisión se caracterizan por la ausencia de síntomas, mientras en las fases de actividad se presentan mayoritariamente dolores abdominales, diarrea, vómitos, obstrucciones, fiebre, pérdida de apetito y pérdida de peso.
  • Realizar una dieta completa, variada y equilibrada.
  • Debe tomar una dieta blanda y suave.
  • Las comidas serán frecuentes, de pequeña cantidad y volumen.
  • Debe ser una dieta baja en residuos (fibra).
  • Debe suprimir de la dieta aquellos alimentos que se toleran mal cada vez que se toman.
  • Debe evitar los lácteos si producen mucha diarrea. Hasta que los tolere bien puede tomar leche de soja o sin lactosa, queso y yogurt.
  • Disminuya la ingesta de grasas, como aceite, mantequilla, margarina, mayonesa, embutidos, frituras, chocolate.
  • Pruebe la tolerancia a los zumos cítricos, tomate, así como a todas las verduras y frutas.
  • Aumente los alimentos que contengan fibra, primeramente legumbres, verduras y frutas, y gradualmente los frutos secos, salvado, harinas…
  • El pescado azul, por su irqueza en ácidos grasos omega-3, tiene muchas propiedades beneficiosas para esté tipo de dieta, debe aumentar su consumo: truchas, sardinas, boquerones, atún, salmón...

Dieta para Resección de Intestino Delgado

La etiología más frecuente de resección intestinal en España es la isquemia mesentérica, otras causas frecuentes son la irradiación, tumoración y traumatismo abdominal.

Una resección menor del 25% de la longitud total del intestino sólo comparta consecuencias menores. Una resección del 50% puede producir malabsorción moderada, con un adecuado soporte dietético y nutricional el paciente puede conseguir una buena calidad de vida. Si la resección es superior al 75% es frecuente la malbsorción con desnutrición y ésta es más importante en ausencia del colon.
  • Realice una dieta completa, variada y equilibrada.
  • Fracciónela en 5 ó 6 comidas al día y en pequeñas cantidades cada 3-4 horas.
  • Sobre todo baja en materia  grasa y rica en hidratos de carbono complejos. 
  • No suprima ninguna comida. 
  • Condimentación suave y sin grasas. 
  • Tome los líquidos entre 1 hora antes o después de las comidas. 
  • Coma despacio y mastique bien. 
  • Descanse tumbado 30 minutos después de las principales comidas.
  • Siga estas recomendaciones durante el tiempo recomendado por su médico.
  • Después podrá ir incorporando nuevos alimentos a su dieta (1 cada 3 días) para detectar posibles intolerancias.

Dieta para Colostomías

Una ostomia es una derivación quirúrgica de una viscera, en este caso el colon e íleon, para que aflore en la piel en un punto diferente al orificio natural de excreción. Este orificio se denomina estoma, que significa boca.
  • Se desaconseja tomar café y bebidas con gas. 
  • Condimentar los platos con sal, excepto cuando el médico le indique lo contrario. Utilizar especias y condimentos suaves, por ejemplo perejil, laurel, tomillo, nuez moscada.
  • Evite las comidas abundantes. Coma en poca cantidad y varias veces al día: lo ideal es repartir la dieta en seis tomas diarias. Evite tomar agua durante las comidas. 
  • Mantenga un horario regular en las comidas.
  • La preparación de los alimentos debe ser sencilla. No tome alimentos fritos, rebozados ni guisos.
  • No tome alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Procure comer despacio y en un ambiente tranquilo.
  • Mastique bien.
  • Repose sentado hasta media hora después de las comidas principales.
  • Mantenga el aporte de líquidos adecuado. Se aconseja de 2 a 3 litros de líquido al día.
  • Si la consistencia de las heces es líquida, debe tomar: Arroz, patata, pasta, sémola, pan, compota de manzana, plátano maduro, queso tierno.
  • En caso de flatulencia, evite: bebidas carbonatadas, col, coliflor, brécol, legumbres, guisantes, habas, espárragos, frutos secos, cebolla.
  • En caso de heces malolientes, elimine de la dieta: ajo, espárragos, pescado, huevos, cebolla;  Puede tomar Perejil, Mantequilla y/o Yogur, para reducir el olor.
  • Evite la fibra vegetal no hidrosoluble como: la harina de trigo, salvado, algunas verduras y frutas sobre todo las que se comen con la piel.
  • Reduzca el consumo de grasas. Sí puede tomar aceite de oliva virgen o aceite de semillas, preferiblemente crudo.
  • Reduzca el consumo de lactosa y reintrodúzcala progresivamente, según tolerancia. Pruebe incorporar a su dieta leche sin lactosa o yogur.
  • Introducir de forma progresiva, nuevos alimentos y tecnologías culinarias para determinar la tolerancia, y así tener una dieta más variada.
  • EVITE EL EXCESO DE PESO.
  • Si no puede consumir verdura o fruta fresca, puede ser necesario un aporte   extra de vitamina C.
  • Puede considerarse necesario, en algunas ocasiones, suplementar con sodio, calcio, magnesio o zinc.
22.591.010 visitas desde el 1 de Marzo de 2006
Última actualización de la pagina: 17-07-2012 Subir
Certificación Emas Certificacion Responsabilidad Social Certificacion Gestión Ambiental Certificacion Seguridad Alimentaria Certificacion Salud Laboral
Las páginas del dominio hvn.es cumplen con las normas de accesibilidad WCAG 2.0 nivel AAA
hvn.es cumple con las normas de W3C para el lenguaje de marcado XHTML 1.0
hvn.es cumple con las normas de W3C para hojas de estilo
FIBAO IBS Logo de Green Light Logo de OMARS Logo de Living Lab Salud Andalucía Red de Comités de Ética del SSPA CEI Biotic - Granada
Datos de Contacto | Webmaster | Mapa web | Nota legal | Política editorial | Uso del sitio | Accesibilidad | Preguntas frecuentas | RSS
© 2003 - 2017. Hospital Universitario Virgen de las Nieves.
- HUVN -